Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
El blog de lormaster

El blog de lormaster

encontraras de forma precisa y breve la historia de nuestra América y el mundo

Publicado en por lormaster

La colonización de la india empezó con los portugueses, cuando Vasco de Gama llego a su territorio en 1498. Durante el siglo XVI los portugueses monopolizaron el comercio de las especias, pero no pudieron llevar a cabo una colonización profunda y se conformaron con ocupar Goa, Daman y Diu. A los portugueses siguieron los holandeses y en el siglo XVII los ingleses mas los franceses, a través de sus respectivas compañías de las Indias Orientales,

Francia e Inglaterra fundaron una serie de factorías, e intentaron apoderarse de la India, rivalidad que se decidió durante el siglo XVIII a favor de los ingleses, que se impusieron gracias a la victoria en 1757 en Plasey sobre los soberanos de Bengala, aliados de los franceses, y a la derrota de Francia en la guerra de los siete años, la cual finalizo con el Tratado de Paris en 1763, que redujo la soberanía francesa en la India, a los enclaves de pondichery, chandernagor, Karikal, Mahe y Yaham, territorios que fueron ocupados por Francia hasta 1962, cuando los devolvió en definitiva a la Unión India.

Con el triunfo sobre Francia, los ingleses siguieron la colonización de la India durante el siglo XIX, dividiendo el país en estados protegidos y en territorios controlados en forma directa.

La Compañía De Las Indias Orientales De Inglaterra

En 1800 la India estaba bajo el control de la compañía de las Indias Orientales, autorizada por la corona desde 1600 para organizar el tráfico con Asia Suroriental. La compañía ejerció el monopolio del comercio así como la gestión administrativa y financiera de la India desde finales de 1858. Aunque esta compañía fue la responsable de muchas de las transformaciones sociales y culturales de la vida hindu, no fueron pocos los elementos de esta sociedad milenaria que a su paso destruyo.

La Ruina De La Economía Tradicional Hindú

La india  era un país campesino compuesto por muchas aldeas, gobernado por un consejo de ancianos. Las manufacturas eran pocas y la actividad comercial se reducía a los puertos adonde llegaban buques de muchas partes del mundo. En las aldeas se pagaba un impuesto en especie al señor local (maharajá).

A la llegada de los ingleses, este sistema campesino, diferente a la economía de mercado, fue desarticulado estableciendo el pago en dinero.

La compañía de las Indias Orientales cedió los derechos de las propiedades sobre la tierra a los recaudadores de impuestos, dándoles libertad para exigir a los campesinos más de la suma debida teniendo que endeudarse perdiendo los terrenos y los animales.

Así, bajo la protección inglesa, usureros y recaudadores se convirtieron en dueños de grandes extensiones de tierra, sustituyendo gran parte de los cultivos alimenticios por cultivos de plantación como el algodón, el yute, requeridos por la industria inglesa, situación que produjo una gran carestía de los productos agrícolas; los ingleses frenaron también el desarrollo artesanal y la industria textil, actividades fundamentales de la economía hindú.

La Rebelión De 1857

El empobrecimiento y la opresión causados por la administración de la compañía, terminaron por desatar una rebelión. En 1857 los sepoys, tropas indias al servicio ingles, se rebelaron en la ciudad de meerut, ocuparon la capital, Delhi, desde la cual intentaron instaurar el Imperio Mogol. Debido a fuertes rivalidades internas, fueron de nuevo sometidos al recibir los ingleses refuerzos de la metrópoli.

Esta revuelta llevo al gobierno de Inglaterra a disolver la Compañía de las Indias Orientales en 1858 para asumir en forma directa el control de la colonia en 1877 la reina Victoria fue proclamada emperatriz de la India. 

 

Ver comentarios

Publicado en por lormaster
La existencia humana, según los defensores de la presente idea, solo es posible en la medida en que se dé la total libertad de elección, la más absoluta responsabilidad moral ante los propios actos y la completa  claridad de que el hombre es un autor con una misión.

Expliquemos: ante el mundo físico mecánico, el ser humano es el único capaz de actuar según su propia voluntad. En esta acción, el mundo simplemente será el piso sobre el cual se llevara a cabo. El mundo se limita a repetirse a sí mismo como una máquina y sin sentido y sin valor intrínseco alguno. Por ello el mundo no influye ni predispone la acción del hombre. Así, el es enteramente libre.

Como aquella total libertad de elección y de acción del hombre, presupone que no existe ningún condicionante, entonces el ser humano es el absoluto responsable moral de cada uno de sus actos.

Si el actuar de una persona está en algún modo condicionado por algo, aquel sujeto no es el total responsable de su acción. Al fin y al cabo, actuó de aquella manera no tanto porque quiso, sino porque las condiciones  a que estaba sujeto lo llevaron a ello. Al no existir ninguna condición, solo el sujeto se pueden  hallar los móviles de la acción. Y no puede pensarse en condición alguna, pues el mundo es un mecanismo  sin valor ni sentido, y que tan solo se repite a sí mismo, como un muñeco de cuerda.

La condición humana

Dadas las dos condiciones anteriores, entonces el hombre no puede ser otra cosa que él o autor de su propia existencia, y el autor o dador de sentido y valor al mundo.

Por mucho que lo deseara, no le sería imposible ser actor de un mundo ya determinado mecánicamente, de una vida sin condicionantes. No tiene más alternativas que las de ser libre, responsable de su acción y autor original de cada día que viva.

Y para que el hombre pueda cumplir con estas características y desarrollar una verdadera existencia humana, no es posible aceptar la existencia de nada ni nadie superior  a él, y que por lo tanto, pueda hacer las veces de condicionante o modelo a seguir. Por esta razón, esta concepción antropológica parte del ateísmo.

Tengamos presente que dentro d esta concepción antropológica, el ser humano en ningún momento es liberado de carga alguna. Muy por el contrario, quedan sobre sus hombros las más pesadas y definitivas responsabilidades: la libertad, la responsabilidad moral y la autoría del sentido de su propia vida y de la naturaleza entera.

De alguna manera la existencia de un Dios no es incompatible con la concepción antropológica del homo faber o del hombre decadente. Pero en este caso, más que la existencia, la idea misma de Dios choca plenamente con la de un hombre libre, responsable y autor de  su propia vida y del sentido del mundo.

Tal exaltación del hombre como supremo, y mejor aun, único valor de cosmos, llevo a Nietzsche a decir:”si hubieran dioses, ¿Cómo podría consentir  yo, no ser Dios?”.

Ver comentarios

Publicado en por lormaster

El genocidio es una barbarie que algunos regímenes han realizado a lo largo de la historia. El genocidio nazi fue el peor, pues negó las conquistas conseguidas por la humanidad en los últimos siglos, esto es, una serie de valores sociales fundamentales para la convivencia: los Derechos Humanos. La política racista nazi rechazo esos principios democráticos, esclavizando a los “no arios” (judíos, eslavos, gitanos) y aniquilando sistemáticamente al pueblo judío en Europa. Además, llevo al extremo los planteamientos provenientes del darwinismo social (corriente científica que postula la existencia de las razas biológicamente superiores) y de la eugenesia (filosofía social que busca mejorar los rasgos hereditarios humanos mediante la intervención). Hitler quiso “perfeccionar” la propia raza aria, por lo que procuro eliminar a los mal llamados “defectuosos” de esta, como delincuentes, homosexuales y enfermos mentales; cien mil de estos últimos fueron eliminados en cámaras de gas.

 

Ver comentarios

Publicado en por lormaster

El orden nazi se fundamento en una violenta represión, tanto política como racial. En las leyes de Núremberg (1935) se retiro  la ciudadanía a los judíos, se les obligo a llevar un brazalete distintivo (la “estrella de David”) y se prohibió establecer relaciones de pareja con alemanes. En noviembre de 1938 ocurrió la noche de los cristales rotos, una jornada de violencia antisemita en la que miles de judíos fueron ultrajados o asesinados, y más de 30.000, enviados a campos de concentración.

Al inicio de la guerra, los judíos fueron confinados en guetos, lo que les significo hacinamiento, hambre y enfermedades. En enero de 1942, la situación se agravo, pues Hitler aprobó la “solución final de la cuestión judía” lo que prácticamente significaba el exterminio de las minorías denigradas por la ideología nazi. En los guetos fueron explotadas, torturadas y asesinadas millones de personas, no solo judías, sino también comunistas, discapacitados, gitanos, homosexuales y opositores al nazismo. Estas atrocidades no eran muy conocidas fuera de los dominios nazis. Fue a partir del ingreso de las tropas rusas en Polonia que se descubrieron los primeros campos de concentración y se constato la masacre.

Ver comentarios

Etiquetas

Ultimos Posts

Alojado por Overblog